Marzo 2018

Harvey Volunteers

Los esfuerzos de recuperación debido al Huracán Harvey de CCISD no hubieran sido posible sin la ayuda de cientos de voluntarios dedicados y preocupados que trabajaron incansablemente y generosamente por innumerables horas para ayudar a su comunidad en medio de este desastre natural. Los voluntarios, sin saberlo, impactaron las vidas de aquellos que sufrieron pérdidas durante el Huracán Harvey y necesitaron un lugar donde quedarse, ropa, comida, cuidado de mascotas, guianza de ayuda del gobierno y otro apoyo necesario.

Brian Johnston, Brian Hunter and Juliane Hurst, tres padres de familia de estudiantes que asisten a la Escuela Intermedia Victory Lakes, trabajaron hombro a hombro para empezar una pronta respuesta después de las secuelas dejadas por el Huracán Harvey. Estos, y otros miembros de la comunidad, fueron instrumentales para identificar rápidamente las necesidades en el improvisado albergue y coordinar esfuerzos.  “Todo empezó con la donación de agua; después hubo un sin número de donaciones. Las personas empezamos a asumir responsabilidades de forma natural para darle una estructura y orden al albergue”, dijo Jualiane Hurst.

En cuestión de horas, una clínica improvisada, un área designada para una veterinario y farmacia sirvieron a cientos de residentes que fueron rescatados, así como también a 67 animales. Un doctor y una enfermera cuidaban de diabéticos e hicieron arreglos para cuidar de personas que necesitaban diálisis. El veterinario se aseguró de que los perros y gatos, de los dueños que estaban en el albergue, estuvieran bien. “Todos estábamos ayudando. Nos convertimos en consejeros. Aun las mismas personas en el albergue estaban ayudando a clasificar la ropa, a cuidar de los niños y aun ofreciendo sus hombres para llorar y consolarse los unos a los otros”, dijo Hurst.

El albergue abrió sus puertas el sábado y estuvo abierto por 4 días.  Se distribuyeron artículos de aseo personal, ropa y comida a 270 evacuados quienes permanecieron en el albergue mientras estuvo abierto.

“Honestamente, no pienso que hice mucho. Solamente hice lo que estaba a mi alcance”, dijo Brian Hunter. El director de la Escuela Intermedia Victory Lakes está en desacuerdo.  “Estos padres son generosos y humildes y ellos les dirán acerca de lo que otros hicieron y no mencionarán cuán instrumentales fueron para que el albergue estuviera funcionando y en marcha. No les dirán del gran trabajo que hicieron”, dijo Douglas.

La Escuela Intermedia Victory Lakes fue una de 6 escuelas de CCISD que se convirtieron en albergues después que el Huracán Harvey arribara al territorio del sureste de Texas. Así como esta historia, hay cientos de historias similares alrededor de la comunidad de CCISD que podrían contarse – historias de voluntarios sin reconocimiento quienes dieron de su tiempo y esfuerzo durante y después el Huracán Harvey. Al compartir esta historia, CCISD desea reconocer a todos los Brian y Juliane que fueron más allá de sus responsabilidades para ayudar a sus semejantes. Muchas gracias a todos los voluntarios comprometidos y generosos por sus nobles esfuerzos, contribuciones y amor por su comunidad.  

Website by SchoolMessenger Presence. © 2018 West Corporation. All rights reserved.